Aragón Open Future_ | Actualidad

El poder de música en la decisión de compra de los clientes

Según Brandtrack, plataforma online de música que se enfoca en potenciar la experiencia sensorial en establecimientos comerciales, el 40% de los consumidores se irá de una tienda rápidamente si no le gusta la música que ponen en el establecimiento, mientras que un 30% alargará la estancia si la banda sonora le gusta.

  • El poder de música en la decisión de compra de los clientes
  • 18/01/2018

El tipo de música o el volumen influye en aspectos como el tiempo que un usuario permanece en la tienda o de si compra más o menos

Entrar a una tienda y escuchar música de fondo, más alta o más baja, ya no nos sorprende a nadie. Son pocas las tiendas, también los pequeños comercios, que no cuentan con un hilo musical de fondo. Lejos de lo que podamos pensar, no es un recurso decorativo, o un intento de entretener a los clientes cuando entrar a comprar (o a sí mismos durante las horas que están ahí). Va mucho más allá de generar buenas experiencias entre los consumidores.

 

No en vano, la música provoca un aumento en las compras. No, no lo decimos nosotros, sino un estudio realizado por la Universidad de Leicester y publicado por El País. El estudio afirma que la melodía llega a influir incluso en el tipo de productos que se venden. Por ejemplo, con la música clásica de un acordeonista francés se llegaron a comprar tres veces más vinos de ese origen.

 

Brandtrack, una plataforma online de música que se enfoca en potenciar la experiencia sensorial en establecimientos comerciales, ofrece datos muy interesantes a este respecto. Explica que el 40% de los consumidores se irá de una tienda rápidamente si no le gusta la música que ponen en el establecimiento, mientras que un 30% alargará la estancia si la banda sonora le gusta. Indica, además, que la música varía según las temporadas, y pone el ejemplo de las rebajas. Si en este período lo que se quiere es vender rápidamente, las canciones que han de utilizarse son de ritmo acelerado.

 

Vemos, por tanto, que la música se ha convertido en un elemento clave en las estrategias de los negocios para incentivar las ventas. No en vano, a través de diferentes estudios pueden evidenciarse los efectos que la música de fondo consigue sobre las ventas. Estos son algunos de ellos:

     

     - La música impide que los consumidores tomen decisiones basadas en el presupuesto.

 

     - El volumen alto de la música influye en los clientes, haciendo que se muevan con mayor rapidez en el establecimiento, sin reducir el volumen de ventas.

 

     - Por su parte, la música lenta hace que los compradores se muevan más lentamente, pero a su vez aumenta el volumen de venta.

 

     - La música clásica tiene efectos diversos dependiendo del establecimiento que sea. En una tienda de licores aumenta las ventas y lleva a los clientes a adquirir productos más caros, mientras que en otro tipo de negocios hace que la gente piense que dicha tienda es sinónimo de altos precios.

 

Pero, ¿qué tipo de música debemos escoger entonces para conseguir el efecto que queremos con nuestros clientes? Veamos algunos criterios que se pueden seguir.

 

     - Grupo objetivo: Es necesario considerar el estilo de vida, edad o gustos de nuestros consumidores.

 

     - Género musical: Aunque no abarca a la totalidad del grupo de estudio, los géneros musicales se posicionan muy bien en distintos grupos sociales y económicos. Así, habrá grupos donde haya una mayor predominancia del rock, en otros de la salsa, y en otros del jazz o tal vez el pop. También se debe considerar la edad como un factor que define los gustos musicales. 

 

     - Volumen y tono de la música: Hay tonalidades cuyo fin es apresurar la comprar, es decir que buscan la acción, mientras que otros (por lo usual tonos más bajos) tratan de retener al cliente el mayor tiempo posible dentro del negocio.