Aragón Open Future_ | Actualidad

Webrooming y Showrooming, dos tendencias a tener en cuenta en el retail

Los hábitos de compra de los consumidores están cambiando y ya no basta con mirar un producto y comprarlo. Al cliente le gusta comparar y realizar la compra en el lugar más barato, ya sea una tienda física o un ecommerce.

  • Webrooming y Showrooming, dos tendencias a tener en cuenta en el retail
  • 29/12/2017

Showrooming es mirar el producto en una tienda física y comprarlo de forma online y webrooming es hacerlo a la inversa.

Que Internet ha cambiado la forma de comprar de los consumidores es ya una obviedad. Que las posibilidades que la red ofrecen tanto a comercios (independientemente de su tamaño) y a consumidores, también. Pero el mundo físico y el online no están separados para una misma venta y por eso es tan importante la omnicanalidad en un comercio. Buscar por internet para informarse de un producto y luego comprarlo en tienda, o al revés, acudir a una tienda a tocarlo y ver cómo es para luego comprarlo de forma online es algo muy extendido entre los consumidores. Y los comercios, aunque sean minoristas, deben tener presente esta situación.

 

Estas tendencias tienen nombres concretos en el sector retail: showrooming y webrooming. Y hoy vamos a explicarte qué significan.

 

Showrooming es, según The Business Dictionary, “la compra de un producto en línea después de haberlo examinado e inspeccionado en una tienda física”. Technopedia amplía un poco más la definición: “Showrooming es cuando un comprador visita una tienda para revisar un producto, pero después lo compra en línea desde casa. Esto sucede porque muchas personas prefieren ver y tocar la mercancía que van a comprar, y varios de estos productos están a menores precios en las tiendas en línea. Las tiendas locales esencialmente se vuelven los salones de muestra de los compradores en línea”.

 

Por su parte, webrooming es el proceso inverso. Es decir, el consumidor investiga sobre un producto en el mundo online para, finalmente, realizar la compra en un establecimiento físico. The Retail Dictionary lo define así: “Mirar productos en internet antes de comprar en las tiendas reales”.

 

El Dr. Gary Edwards, de Emphatica, describe ambos términos así: “Webrooming es el comportamiento opuesto de showrooming. Al hacer showrooming, los vendedores se encuentran con el desafío de que los clientes sólo llegan a la tienda a buscar y probar el producto, para posteriormente ir a casa y comprarlos en línea (a menudo con marcas competencia). Webrooming, por otra parte, es cuando los clientes buscan los productos en línea antes de acudir a una tienda física para una evaluación final, y finalmente realizar la compra”.

 

Aunque a primera vista pueda parecer que las tiendas físicas lo tienen peor y que se convierten en meros escaparates, la realidad es que eso no es del todo cierto. Según una encuesta realizada en Estados Unidos hace un par de años, el 69% de las personas hacen webrooming, mientras que otro 46% hacen showrooming.

 

¿Pero cómo conseguimos que sea así?

 

Hay varias formas:

 

     - Ofrecer al consumidor experiencias únicas en la tienda física y que no puedan encontrar en la tienda online.

 

     - Ofrecer descuentos ventajosos.

 

     - Promociones…

 

Con todo, ambas técnicas no tienen por qué ir separadas y un negocio puede valerse de ambas para conseguir su objetivo final: realizar la venta (al final el canal no importa). Para ello, el comercio físico debe tener también presencia en el mundo online asegurando aspectos como información precisa del producto, envíos rápidos, pagos seguros y devoluciones.