Aragón Open Future_ | Actualidad

¿Cómo ayuda la Inteligencia Artificial al sector retail?

Predecir dónde y cuándo abrir un nuevo negocio, saber cuántos productos y personal se necesitará para una época determinada, evitar restricciones en el suministro y mejorar las experiencias de los clientes son algunos de los beneficios obtenidos por los retailers gracias a esta tecnología.

  • ¿Cómo ayuda la Inteligencia Artificial al sector retail?
  • 17/11/2017

Según un informe realizado por Accenture Research en colaboración con Frontier Economic, incorporar la Inteligencia Artificial supone un incremento de hasta un 60% de los beneficios.

El retail es, sin lugar a dudas, una de las industrias que más se está transformando en los últimos años. Poder adaptarse a las cada vez mayores demandas de los consumidores así lo requiere. En este sentido, el estudio ‘Zebra 2017 Retail Vision Study’ pone de manifiesto que en 2021 el 70% de los retailers habrá invertido en IoT. El 68% de ellos señala, además, que adoptará tecnologías de aprendizaje automático o plataformas cognitivas y el 57% afirma que se decantará por la automatización de los procesos.

 

El objetivo es ofrecer a los clientes no solo ventas, sino experiencias en los lugares de compra, ya sea en la tienda física o en el e-commerce. Y para ello, los retailers saben de la importancia de integrar tecnologías como la automatización de procesos, el aprendizaje automático y la Inteligencia Artificial.

 

Porque, ¿cómo ayuda la Inteligencia Artificial al sector? Esta tecnología puede ser utilizada para evitar restricciones en el suministro, canalizar y personalizar mejor las experiencias de los clientes y optimizar la gestión del inventario. También, los procesos de automatización abarcan una gran variedad de aplicaciones en el sector retail, proporcionando niveles más elevados de servicio a los clientes y realizando una gestión pormenorizada de los productos.

 

En este sentido, la Inteligencia Artificial ayuda a los retailers a la resolución de problemas relacionados con:

 

     - Dónde interesa más abrir un nuevo establecimiento gracias al análisis de datos de ventas, demografía, distancias con los competidores…Y todo ello, dotando a esta información de un análisis del porqué de esa decisión.

 

     - El inventario. La gestión del inventario es, sin duda, uno de los mayores desafíos para los retailers. Para evitar problemas, hacen falta modelos de predicción que muestren qué artículos se precisarán y dónde serán requeridos. Y la Inteligencia Artifical es la solución para ello. 

 

     - Si en períodos normales es más sencillo controlar el día a día del comercio, la cosa es más complicada ante períodos como vacaciones, navidad… Gracias a la Inteligencia Artificial se puede hacer una gestión eficiente del abastecimiento en estos periodos, cómo saber qué se necesitará y dónde. No solo del stock de los productos, sino también del personal que se necesitará. Usar predictive analytics puede dar una idea del aumento (o disminución) del tráfico en la tienda, pero con la inteligencia artificial se va más allá y se consigue conocer con exactitud cuántos trabajadores extra harán falta cada día y en qué áreas serán más necesarios.  

 

     - El marketing. La Inteligencia Artificial ayuda a mejorar la efectividad y rentabilidad de sus campañas y promociones, afinar sus pronósticos de ventas para una asignación de recursos más eficaz e, incluso, a mejorar los procesos de contratación.

 

En definitiva, el resultado es un menor coste para el minorista y una mejor experiencia en la tienda para el cliente.

 

Pero no solo eso. Además, según un informe realizado por Accenture Research en colaboración con Frontier Economic, incorporar la Inteligencia Artificial supone un incremento de hasta un 60% de los beneficios de las empresas del sector retail, además de hacer a los profesionales más productivos. Por otro lado, este informe evalúa también el impacto económico de esta tecnología en el valor agregado bruto (VAB, una aproximación del producto interior bruto que mide el valor generado por los bienes y servicios producidos) de las corporaciones. En este sentido, el sector del retail presenta unas previsiones de crecimiento del 4% para 2035.

 

Un ejemplo en el que puede verse cómo se aplica la Inteligencia Artificial al retail es el de la empresa Standard Cognition, que está desarrollando una tienda donde no habrá personal gracias a esta técnica. A través de la Inteligencia Artificial, se hará un recuento exacto de lo que los clientes han cogido luego pagarlo en una tablet antes de salir de la tienda. Y no es algo aislado. Todos tenemos aún en mente la apertura en Seattle de la tienda Amazon Go, y del más reciente caso de Wheelys 247 en Shanghai. Estos ejemplos, que seguro no serán los últimos, ponen de manifiesto el hecho de que el retail debe tener en cuenta esta tendencia. Eso sí, su uso no se prevé que sea masivo todavía.