Aragón Open Future_ | Actualidad

RFID, una tecnología muy valiosa para el sector del retail

El RFID es una tecnología que comenzó en los años 20 y ha tomado relevancia en los últimos años debido a la ayuda que supone para la reducción de costes en la cadena de suministro.

  • RFID, una tecnología muy valiosa para el sector del retail
  • 31/05/2017

Mejora en la fluidez de los procesos internos, incremento de la productividad y/o mejora en el seguimiento de los productos. Estas son solo algunas de las ventajas que aporta el RFID.

 

La identificación por radiofrecuencia (RFID) es una tecnología que lleva muchos años presente en la industria y es usada por las grandes cadenas de logística. Ofrece un valor grandísimo en lo relativo a la trazabilidad y seguimiento de los envíos y de los productos. Este es un buen momento para integrarlo en el retail por dos motivos principales: por un lado, es una tecnología que ha madurado y está más desarrollada; y por otro, los costes se han reducido considerablemente, siendo así, más accesible para las tiendas.

 

¿En qué consiste exactamente el RFID?

 

Es un dispositivo de radio que se comunica con un transpondedor o etiqueta que a su vez tiene un procesador compuesto de un chip y una antena. El transpondedor es una ampliación de las etiquetas con códigos de barras que suelen tener todos los productos, pero con un mayor alcance de almacenamiento de información. Una de las grandes ventajas que proporciona este sistema, a diferencia de los códigos de barras convencionales, es que puede leer la información de la etiqueta sin que exista ninguna línea de visión ni una orientación determinada. Esto consigue que los sistemas de RFID se puedan automatizar y no sea necesaria la lectura manual de los productos que tienen la etiqueta.

 

Además de la ventaja mencionada, esta tecnología tiene otros beneficios muy interesantes que pueden ayudar a aumentar los márgenes y reducir los costes. Algunos de los puntos que puede mejorar el RFID son:

 

• La fluidez en los procesos internos del negocio, ya que te dice con exactitud el estatus del inventario.

• El incremento de la productividad.

• Unos precios más competitivos al tener una reducción de los costes de operación.

• Los envíos de los productos se harían con mayor rapidez.

• Mejora la administración del inventario.

• Mejora el servicio al cliente.

 

Se puede decir que el mayor beneficio que aporta es el tracking de los productos a lo largo de la cadena de valor, ya que ayuda a saber exactamente dónde está cada producto y en qué momento fue adquirido. Esto a nivel estadístico es muy importante para entender el comportamiento de los diferentes grupos de usuarios, no sólo en el punto de venta, sino desde que el producto ha sido fabricado y sale de la línea de producción, hasta que éste está en manos del consumidor.

 

Implementar soluciones RFID implica realizar cambios en los procesos y procedimientos, pero como ocurre con cualquier otra tecnología disruptiva, es una apuesta que puede marcar la diferencia entre el éxito o el fracaso de una empresa.